¿Andy? ¿Estás bien?

01/08/2017

Todd Solondz (1959), cineasta independiente, controvertido, único en su especie. Sus películas no dejan indiferente a nadie, mostrando a la sociedad americana de una manera cruda y perversa. Tal y como somos. Entre sus películas más destacadas están Welcome to the Dollhouse (1995), Storytelling (2001) o Happiness (1998) que es la que nos ocupa hoy. 

 

Bajo un guión brillante, lleno de ironía a la vez divertido, la escena inicial es una buena muestra de ello, continuos cambios y giros en la trama que dejan al espectador con una medio sonrisa cortada todo el tiempo. Así es Todd Solondz. Inclasificable.

 

Puede que algún padre que hayáis conocido a lo largo de vuestra vida sea como Bill (Dylan Baker). 

Todos hemos tenido un amigo como Allen (Philip Seymur Hoffman) aunque ahora no lo reconozcáis.

Este humor negro que muestra desde sus primeros trabajos y que ha seguido durante toda su carrera. Siempre bajo los temas de la violación, la pedofilia, el homicidio o el suicidio. Siempre en su New Jersey natal. Temas tabú que el desarrolla sin complejos ni miedos. Consiguiendo escenas entre asquerosas y divertidas que descuadran a cualquiera. Una película que me marcó desde la primera vez que la vi. Cuesta creer que algo tan serio como estos temas se puedan incluso grabar, proyectar. El espectador no tiene escapatoria y tiene que asistir a una velada privada con semejante pedófilo, como la escena de de Bill con el niño y el sandwich, bajo esa música angelical, que no hace sino resaltar más la acción que va a ocurrir y sus crueles intenciones.  

 

Irreverente, descarado, realista. Así es Todd Solondz en esta joya de película que es Happiness.

 

 

 

Please reload

Posts Destacados

Por fin he conocido La Gran Belleza

30/07/2015

1/2
Please reload

Posts Recientes

26/01/2016

Please reload

Búsqueda por tags
Síguenos
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic